Periódico Utopías TITULO DEL ARTICULO: LA ARAÑA

AUTOR: JOHAN CAMILO ROMERO ARANGO   GRADO: 10-1

Érase una vez en el pueblo de Canterville, una mujer llamada Mrs. Otis que compró una mansión, pero bueno, ese es otro cuento porque ahora les contaré sobre unos gemelos llamados Barras y Estrella, unos chicos muy traviesos. En Canterville, donde vivían, había muchos misterios por resolver, uno de ellos el Gran Tesoro de Canterville, así que el chico y la chica resolvieron un día salir en busca de él. Según la leyenda, el tesoro constaba de varias riquezas y muchas cosas de oro como coronas, copas y muchas otras que tenían planeado conseguir. Lo que no sabían es que sus planes les traerían muchos problemas con una de las rarezas del pueblo, un monstruo que habitaba Canterville, que no todos conocían pero el más temible custodio de aquel tesoro.

Para emprender su aventura se prepararon muy bien llevando los recursos necesarios y unas espadas antiguas que encontraron en la mansión donde vivían. Llegó el día esperado y emprendieron su viaje. El primer obstáculo fue armar un rompecabezas, pero ellos muy astutos lo resolvieron antes del tiempo esperado, pero éste era solo el principio de la aventura que los llevaría al gran tesoro. Una vez que pudieron entrar, siguieron su camino encontrándose con muchas trampas, pero intuían que algo los asechaba. Trampa tras trampa resuelta, llegaron a una en la que debían demostrar su agilidad, destreza y sabiduría al tener que cruzar un campo de lanzas que salían del suelo hasta llegar a un puzle que tenían que armar en cinco minutos, de lo contrario perderían la vida. Luego de cruzar hábilmente el camino de lanzas, iniciaron la ardua labor de armar el puzle. Tres minutos pasaron y estaban a punto de darse por vencidos hasta que Estrella pudo, con su astucia, terminar. Estaban a solo una prueba del gran tesoro, pero era la más temible, acabar con una araña gigante. No tardaron en encontrarla en su camino e iniciar una lucha terrible pues parecía invencible al desviar de solo un zarpazo las espadas que continuamente eran lanzadas por los gemelos. Barras recordó en ese instante que en una de las pruebas había recogido un veneno mortal de una serpiente, entonces, sin perder tiempo, armó un sándwich que remojó con el líquido para tirárselo a la boca de la araña. Sin fallar en su intento, logró que ésta se lo tragará y en un instante murió.  

Ellos disfrutaron del aquel maravilloso tesoro y lo gastaron en lo que desearon, pero shhhhhhhhh!!! Ellos no se lo contaron a nadie, yo sé de aquella historia porque la araña no murió, porque la araña, soy yo…

Gobierno en línea Secretaría de Educación Colombia Colombia aprende Secretaria de Educación Antioquia Secretaría de Educación Medellín Secretaría de Educación de Medellín Medellín Digital ICFES

"Calidad, respeto y excelencia, nuestros principios de convivencia"
Dirección: Carrera 39A No 104-23 Barrio: Granizal | Medellín - Antioquia - Colombia.
Copyright © 2014 - 2015 Software Académico Master2000 ® - Todos los derechos reservados.